Rebelión en el comedor

Están hartos de rebozados, precongelados, laterío y platos precocinados de las empresas de comida que les impone la Administración para el comedor escolar. Han visto un resquicio en la normativa de la Consejería de Educación y han colado, sólo en el mes de junio y septiembre, que es cuando los padres y profesores pueden elegir el catering, una empresa contratada por ellos.
El Colegio Cisneros de Santander está realizando una experiencia que dicen que es única en España, mediante la cual, sus alumnos comen «como en un restaurante de lujo. No creo que Botín, ni el presidente de Cantabria, coman mejor que nuestros escolares», aseguraba ayer el director del centro, José Antonio Sánchez Raba.
De hecho, de los 15 niños que se han quedado a comer durante el curso escolar, han pasado, este mes, con la nueva experiencia gastronómica, a dar 80 menús. Eso sí, durante este periodo no hay becas y cada padre tiene que pagar el almuerzo de sus hijos, pero dicen que «lo prefieren».
¿En qué cosiste tan revolucionario método? Sencillamente en utilizar, exclusivamente, productos frescos del mercado del día. Prohibidas las conservas, los productos congelados, los palitos de pescado, las patatas ‘de bolsa’, las carnes preelaboradas o los postres lácteos sin denominación de origen. Prohibido, en definitiva, todo lo que hasta ahora tenían en el menú diario.
Para conseguirlo se han unido la dirección del colegio, el grupo de padres del movimiento ‘Elegir comedor ¡Ya!’ (integrado por un centenar de familias), la asociación Ampros (que acoge a personas con discapacidad psíquica) y el grupo de restaurantes ‘Deluz’, con el apoyo del Ayuntamiento de Santander, que es quien les ha facilitado la infraestructura.
La cadena es simple. Nueve personas que pertenecen a Ampros elaboran diariamente los menús para este colegio y lo hacen en las cocinas del complejo municipal de Candina. El ‘socio tecnológico’ es el restaurante ‘Deluz’, que asesora sobre los menús y, sobre todo, pone a su disposición sus proveedores de materias primas (todos de Cantabria), se elabora la comida y se trabaja a baja temperatura para su traslado (dos grados bajo cero), reconstituyéndola con vapor. Los padres supervisan los alimentos, tanto en origen, como en la elaboración y en la mesa a los escolares.
El director del colegio, José Antonio Sánchez, dijo ayer en rueda de prensa que ellos «también estaban indignados», en este caso, «porque las siete u ocho empresa de catering escolar que nos manda la Consejería no ofrecen una calidad que se armonice con las nuevas leyes sobre alimentación infantil, por ejemplo, para prevenir la obesidad».
Roberto Álvarez, director gerente de Ampros, cuyo servicio de comidas sirve diariamente 600 menús, recogió la «inquietud del colegio y, con la dirección de este grupo de restaurantes, preparamos estos menús con productos exclusivamente frescos, de origen cántabro, de producción ecológica, y procedentes, cuando se puede, del comercio justo».
Santiago Fernández, portavoz de la plataforma ‘Elegir comedor escolar ¡Ya!’, denunció que, «a pesar de que desde hace tres años los consejos escolares pueden elegir la empresa de comidas de los colegios, no se está cumpliendo esta ley». Han conocido personalmente el origen y los canales de distribución de la comida que les llega este mes a sus hijos «y nos hemos sorprendido, no sólo de la calidad de los productos, sino de la elaboración y de la presentación. Ahora sabemos lo que nuestros hijos comen».
Por su parte Lucía Zamora, gerente del grupo hostelero ‘Deluz’, explicó que de la comida que se está sirviendo en general en los colegios, «la carne proviene en gran parte de países del Este, que carecen de control, pescados originarios de Vietnam o verduras enlatadas».
Frente a esta retahíla de ejemplos contrapuso los que se están utilizando actualmente en el catering experimental del Colegio Cisneros de Santander: «Todos los pescados son de nuestra lonja, las carnes de pastos de Cantabria, verduras frescas, los lácteos de quesería ecológicas o, por ejemplo, las legumbres de Saldaña. A todos los proveedores los conocemos con nombres y apellidos».
EL DIARIO MONTAÑÉS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s