La experiencia de empezar el cole

A los tres años se ha impuesto en nuestra sociedad que los niños “deben” empezar el cole, instaurándose como “lo que toca a los tres años”, quedando así escondido el verdadero valor de experiencia, de vivencia, que este acto encierra.
Es importante que el niño consienta ir más allá de su primer mundo, de su casa, de mamá y de papá, ya que solo así podrá hacer lugar a lo nuevo entusiasmándose con ello. La importancia de que su deseo, su curiosidad, su sed de saber le pida “ir más allá”, ubicando en ese lugar a la escuela, su nuevo mundo.
Pero para que un niño entre al cole de una buena manera, desde el deseo más allá de la obligación, es fundamental que los padres consientan también esta experiencia, que su hijo crece, que ya “sale de casa” y que ya puede ir un poquito más allá de mamá y papá, que puede amar a otro adulto (maestra/o)… A veces las mamás y/o los papás se resisten (sin saber) a consentir esta operación, cuestión que suele obstaculizar la experiencia para el niño.
Pero también la escuela deberá “consentir” esta experiencia. Consentir a brindar a cada niño un lugar donde poder hacer con su deseo de saber, con su curiosidad, donde poder establecer lazos con otros, y sobre todo un lugar donde cada niño pueda encontrar el suyo propio donde se respete su singularidad, sus tiempos y su lógica.
El sistema educativo actual se ha apropiado de términos como: “calidad, eficacia, coste mínimo, competitividad, evaluación, competencias”, transformando muchas veces al maestro en un Técnico, estableciendo entre los niños una relación de medida con otro de su misma edad, enfriándose así la pasión por el saber, tanto del lado del maestro como del lado del alumno. La escuela hoy está apareciendo como sinónimo de evaluación, y ante esto es fundamental la posición que adopten los padres, ya que en ellos estará el potenciar esta tendencia o la posibilidad de limitarla.
Finalizo con la siguiente reflexión: Es muy difícil para un niño crecer sabiendo que te están evaluando y que tus posibilidades no llegan al ideal del adulto que tienes enfrente.

C. Stecco – Psicoanalista

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s