El cambio vendrá desde abajo, solo podrán hacerlo los profesores con ganas de hacer las cosas de otra manera.

David Brierley recuerda la primera vez que, de niño, fue a Old Trafford a ver su equipo, el Manchester United. “Era una zona muy deprimida, donde la gente vivía solo para ir el sábado a ver el partido”. Le conmovió ver a 50.000 personas cantando; y aquello del fútbol se convirtió en una pasión que le dura hasta hoy.

¿Es esa la clase de pasión que hay que perseguir en la escuela? Piensa un poco y contesta: “Por supuesto”. “La emoción es imprescindible para aprender. Se recuerda lo que siente, y eso se convierte en experiencia”. Brierley (Inglaterra, 1947), es experto en el fomento de valores y habilidades humanas en el aula, profesor de la Universidad Rudolf Steiner de Oslo y formador de profesores desde hace 40 años.
Cada vez menos gente vota, dice, los políticos no se sienten servidores de lo público, el miedo atenaza a Europa. “Creo que todos estos cambios [en la educación] deben hacerse para salvar la democracia”. No hay dramatismo ni grandilocuencia en sus palabras; solo la certeza de que lo que se enseña a los niños hoy en la escuela está demasiado volcado en el pasado, en transmitir lo que se sabía hasta ahora, en unos contenidos que luego se pueden medir en pruebas y exámenes; pero se deja de lado la otra parte, la que ayuda a descubrir a cada niño su propia individualidad, su forma de responder a los nuevos retos y las nuevas situaciones.
“Habría que eliminar la cultura de los exámenes que estrangula la labor de los profesores en la escuela y condena cada vez a más alumnos al fracaso; que cada niño tiene su propio potencial y que la labor del profesor es encontrarlo.” Habla de la lucha en la que se encuentra Europa entre el miedo y la esperanza, de cómo por ahora va ganando el primero. Y conecta todo ello con esa manera de entender la educación solo como conservación y repetición del pasado en lugar de dar espacio a la creatividad individual que encuentre nuevas oportunidades en cada dificultad.
No habla de cambiar asignaturas, sino de que cada cosa que se enseñe se haga de esa manera. Pero el cambio que propone no vendrá desde arriba; en un siglo XXI en el que todas las revoluciones llegan desde abajo, solo podrán hacerlo “jóvenes profesores con ganas de hacer las cosas de otra manera”. ¿Confía en que ocurrirá? Sonríe, levanta las cejas y se encoge de hombros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s