“Oye, Blanca, ¡esto mola!”

AL AMANECER 2_1
A las 08.35 sale el sol en la segunda playa de El Sardinero. La mañana despunta con buena temperatura y sin viento, será otro día soleado en este cálido otoño. El mar está en calma y los colores del cielo y del agua enmarcan la escena de azules y rojos. Da gusto bajar a la playa y pisar la arena.

Un grupo de adolescentes, cuaderno y bolígrafo en mano, se dispone a capturar el momento. Se dispersan, cada uno se sienta donde le apetece, unos en soledad y otras en compañía. Hay un chico profundamente concentrado, que a juzgar por la rapidez de lo que escribe ha debido encontrar la inspiración para recrear el amanecer en palabras. En la orilla, otras dos chicas buscan un buen lugar para observarlo todo, comentan sus percepciones. Escriben un rato, se paran, se miran, una de ellas le pregunta a la otra si la suave brisa que perciben tendrá un nombre, como no lo encuentran se lanzan a la búsqueda del adjetivo que les ayude a calificar la sensación. Atrapado el adjetivo cada una vuelve a su redacción. La profesora pasea cerca de ellos, tranquila y siempre atenta, tanto para ofrecer una esterilla para sentarse o ayudar a encontrar un sustantivo que no acaba de aparecer cuando se necesita.

al amanecer 3_1

“Percibo mucha tranquilidad porque apenas hay ruido, solo se escucha como rompen las olas en la orilla. Se puede apreciar la belleza en el paisaje. Al tocar la arena, noto como esta fría por las pocas horas de sol que ha habido; si miro al sol me ciega por su deslumbrante rayo. El ruido de las olas me refleja de tal forma que me hace desconectar. El haber venido hoy aquí me ha hecho salir de la rutina diaria…”

AL AMANECER 1_1

“Una sensación de tranquilidad, paz e imaginación, ganas de comerte el mundo, olvidarte de lo malo y recordar momentos agradables … Observar a tu alrededor y ver que este es el mejor lugar donde puedes abrir tu mente…”

A la hora de recoger alguien se dirige a la profesora y le dice “Oye, Blanca, ¡esto mola!”. No es la primera vez que la docente da su clase fuera del aula. El año pasado estuvieron leyendo poemas de Gerardo Diego frente al mar Cantábrico, donde los escribió el autor. Otro día se fueron a leer al parque de Las Llamas. A veces, hay que juntar dos horas de clase para poder hacer la salida o vencer la pereza de moverse, pero, merece la pena, comentarios como ‘ha sido el mejor recreo que he tenido nunca’ compensan el esfuerzo.

blanca_1

Es la clase de Blanca Sancho y la asignatura de lengua y literatura de los alumnos de diversificación de 4º E.S.O. del IES Las Llamas, de Santander. ¿Qué mejor forma de empezar el día que haciendo desde la experiencia personal? Qué estupendo aprovechar los hermosos recursos que nos ofrece el entorno para abrir los sentidos y conectar con el mundo.

Anuncios

Un comentario en ““Oye, Blanca, ¡esto mola!”

  1. ¡Enhorabuena!, da gusto ver que hay experiencias así … En Alcalá no tenemos mar, pero espero que algún profe tome nota y aproveche el río Henares 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s