También en la escuela

 

nuestro-mundo-necesitodetodos“La Tierra es nuestro hogar y el hogar de todos los seres vivos. La Tierra misma está viva. Somos partes de un universo en evolución. Somos miembros de una comunidad de vida interdependiente con una magnificente diversidad de formas de vida y culturas. …”

Extracto de La Carta de la Tierra

 

En el 2010 se celebró el Año Internacional de la Biodiversidad, una conmemoración que dio lugar a numerosas acciones impulsadas desde distintos ámbitos: desde organizaciones internacionales, como la ONU o la Unesco, la Unión Europea o muchas universidades en todo el mundo.

Realmente, los conocimientos se adquieren como bagaje individual o toman la forma de cultura social cuando se aplican en la escuela global que es la vida. Así sucede con casi todos los asuntos, pero de forma especial en las cuestiones que llamamos del medio ambiente. Por eso, hay que aplaudir el fondo educativo de iniciativas como el Programa para el Medio Ambiente (UNEP) de la ONU. Tan importante parece esta cuestión para la supervivencia colectiva que está señalada en rojo en el calendario de la humanidad, como para recordarnos a todos que merece una atención especial y lo que hagamos por él tiene una trascendencia mundial. En este tema concreto de la biodiversidad, la educación no formal adquiere una relevancia especial, nos atreveríamos a decir que superior a la que proporciona la escuela.

El almanaque universal está lleno de “días internacionales de”, que nos alertan durante un tiempo, siempre corto, sobre un asunto concreto. Así sucedió en el 2010, en el que se celebró el Año Internacional de la Biodiversidad. Pero no quedó ahí. La ONU decidió prestar a la preservación de especies el periodo 2011-20, al que declaró como Decenio de las Naciones Unidas sobre la Biodiversidad. Semejante acción solo se lleva a cabo si peligra el conjunto que define esa trama vital o alguna de sus partes. Si, además, se da la coincidencia de que se escuchan muchas llamadas que coinciden en la misma dirección, como la Carta de la Tierra de la Unesco, una especie de constitución universal aprobada en el año 2000, podemos concluir que el asunto es muy trascendente y hemos de ponernos manos a la obra con urgencia.

Estos eventos han ayudado sin duda a que las universidades se incorporen al estudio y la protección de la biodiversidad. Lo han hecho las españolas (Granada, Sevilla, Autónoma de Madrid, Autònoma de Barcelona, etc.), al igual que las americanas (Chile, Autónoma de México, el Centro de la Biodiversidad de Montreal, etc.) y europeas (las inglesas han elaborado la mayoría sus planes de acción para la biodiversidad; la Sorbona le dedica una importancia especial; Múnich o Gotinga empujan desde Alemania, etc.). Se puede decir que por todo el mundo, desde Queensland, en Australia, o en el International Journal of Biodiversity and Conservation estadounidense, hasta en iniciativas como la Enciclopedia de la Tierra, EOE, han surgido actuaciones volcadas en la configuración de una nueva visión de la biodiversidad o en promover estudios de Grado en Gestión, Conservación y Restauración de la Biodiversidad.

Los centros educativos de enseñanza obligatoria se sumaron con interés a las celebraciones. Pusieron en práctica diversas unidades didácticas, como la de la OEI, y programaron en sus centros celebraciones (días o semanas) para poner en valor la importancia de la biodiversidad. Porque la protección de la biodiversidad es uno de los lenguajes universales que nos une.

Así pues, los esfuerzos durante aquel año fueron muchos y todavía continúan algunos. Merecen ser citados los completos y exhaustivos Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, que se realizaron en bastantes países. Supusieron un chequeo global y comparado por territorios, pues se realizaron siguiendo esquemas de trabajo similares. Su lectura debería haber supuesto un punto de inflexión en los vicios ambientales detectados, pero ha habido demasiados olvidos o desatenciones. Merece la pena retomar la biodiversidad como tema de interés social porque los augurios no son buenos tras tanta celebración. Aquí somos muy dados a la complacencia, a suponer que por tenerlo escrito en los papeles o en bonitas imágenes el deseo de preservar la biodiversidad viene añadido. Las metas de Aichi a las que el Gobierno español se había comprometido para el 2020 corren el riesgo de incumplirse según denuncia Ecologistas en Acción.

Sabemos que estos eventos no tienen un efecto transformador espectacular en la cultura de la sostenibilidad, pero los mensajes siempre dejarán algo positivo, que con el tiempo acuna los sentimientos e impulsa las investigaciones. Tras tantos esfuerzos no podemos rendirnos. ¿Quién duda de que haya mejorado globalmente la visión sobre la biodiversidad? Pero hay que seguir promocionándolos y dotarlos de nuevas dimensiones educativas y participativas. No se pueden quedar en un mero escaparate que nos acumule complacencia por haber desarrollado una acción positiva.

Extracto del artículo publicado en Cuadernos de Pedagogía

 

¿Qué es La Carta de la Tierra?

La Carta de la Tierra es una declaración de principios éticos fundamentales para la construcción de una sociedad global justa, sostenible y pacífica en el Siglo XXI. La Carta busca inspirar en todos los pueblos un nuevo sentido de interdependencia global y de responsabilidad compartida para el bienestar de toda la familia humana, de la gran comunidad de vida y de las futuras generaciones. La Carta es una visión de esperanza y un llamado a la acción.

La Carta de la Tierra se preocupa especialmente por la transición hacia formas sostenibles de vida y el desarrollo humano sostenible. Por lo tanto, la integridad ecológica es uno de sus temas principales. Sin embargo, la Carta reconoce que los objetivos de la protección ecológica, la erradicación de la pobreza, el desarrollo económico equitativo, el respecto a los derechos humanos, la democracia y la paz son interdependientes e indivisibles. Por consiguiente, el documento ofrece un nuevo marco ético integral inclusivo para guiar la transición hacia un futuro sostenible.

TEXTO COMPLETO DE LA CARTA DE LA TIERRA

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s